instalación eléctrica

Daños más comunes en la instalación eléctrica de un edificio

punto Mutua de Propietarios

 

Las fallas eléctricas son uno de los daños más comunes en la instalación eléctrica de un edificio, y por tanto es uno de los siniestros que más se tratan desde las Aseguradoras.  Este tipo de averías puede afectar tanto a continente como a contenido, por lo que hay que tener en cuenta las coberturas tanto del seguro de hogar como del seguro de Comunidades de Propietarios.

Causas de las anomalías en la instalación eléctrica de un edificio

Una avería en la instalación eléctrica puede provocar daños tanto personales (como quemaduras o una electrocución) como daños en el continente y contenido, debido a un mal funcionamiento de un circuito eléctrico. Las causas más comunes de estas anomalías son las siguientes:

  • Fallos humanos: en ocasiones el mal uso de los sistemas eléctricos por parte de personas no capacitadas puede ocasionar riesgos y averías inesperadas. Por eso, es esencial contar con técnicos especializados para evitar este tipo de anomalías. Además, utilizar los aparatos eléctricos siguiendo las recomendaciones establecidas por los profesionales y no sobrecargar las tomas de electricidad, evitará desastres en la instalación eléctrica.
  • Fenómenos meteorológicos: las tormentas, los rayos o las lluvias son sólo algunas de las causas de problemas eléctricos que pueden afectar a un edificio o a una vivienda.
  • Sistemas en mal estado: los aparatos electrónicos en mal estado pueden ocasionar fallas e incluso incendios, por lo que mantener todos los aparatos y los cables en orden te permitirá evitar ciertos riesgos y accidentes. Además, las caídas de tensión en los hogares suelen ocurrir al conectar muchos aparatos electrónicos a las tomas de corriente al mismo tiempo, independientemente de su estado.
  • Animales: las mascotas son propensas a morder los cables o estropear algunos sistemas eléctricos, por lo que es recomendable apartarlos de la vista o usar protecciones en dichos elementos.

En cualquier caso, alejar los aparatos eléctricos de suelos mojados, no dejar ciertos instrumentos encendidos que pudieran sobrecargarse o evitar que niños y mascotas puedan estar cerca de fuentes de electricidad, son algunas recomendaciones para evitar incendios, sobrecargas o en general, fallas en una instalación eléctrica.

Fallas más comunes en una instalación eléctrica

Al igual que existen ciertas causas que son más comunes, existen algunas anomalías que suelen ocurrir con mayor asiduidad.

Sobrecarga

Las instalaciones eléctricas se diseñan para soportar una carga determinada, es decir, una corriente máxima. Por tanto, a medida que se añaden cargas de energía no prevista, el consumo de la corriente eléctrica aumenta considerablemente. En este caso, es común que se disparen los fusibles de forma inmediata. Este es el aviso de seguridad que nos permite evitar riesgos más graves. Si ocurre esto, es recomendable desconectar o dejar de utilizar alguno de los aparatos que estuviesen conectados a la corriente en el momento en el que saltasen los fusibles.

Cortocircuito

Esta es una de las fallas más peligrosas en la instalación eléctrica de las viviendas o de los inmuebles en general. Un cortocircuito se produce cuando el contacto entre dos conductores de distinta polaridad provoca una bajada de la resistencia a cero, lo que genera un aumento repentino de la intensidad de la corriente. Por tanto, si no se interrumpe la electricidad, esto puede provocar que el aislante del cableado se derrita por las altas temperaturas. El riesgo de que se produzca un incendio o una descarga eléctrica es muy elevado, por lo que en estos casos deberás desconectar los PIAs (interruptores automáticos que se encuentran en el cuadro eléctrico) y contactar con un profesional con la mayor rapidez posible. Ten en cuenta que no deberás tocar ningún otro interruptor para evitar accidentes.

Pérdida de aislamiento

¿Algún electrodoméstico te ha dado una descarga eléctrica de poca intensidad? Si es así, es posible que te encuentres ante una pérdida de aislamiento. Los materiales aislantes de corriente de la instalación eléctrica pueden estar deteriorados, lo que genera que la corriente se salga de su camino habitual. Para evitar este tipo de falla o daños en la instalación eléctrica lo mejor es realizar un mantenimiento preventivo de la instalación. Aún así, durante la instalación de los sistemas eléctricos, se incluye una toma a tierra para evitar que las descargas puedan afectar a las personas.

Si quieres estar protegido ante posibles imprevistos por daños de la instalación eléctrica, los mejor es contar con un Seguro de Hogar o un Seguro de Comunidades de Propietarios de confianza. Si tienes alguna duda respecto a las coberturas ante problemas como los que te hemos comentado, no dudes en contactar con nosotros. Protege todo lo que te importa con Mutua de Propietarios.

Mutua de Propietarios

381 Posts publicados

Compartir

 

Nuevo comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

 

 


Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia de navegación, así como realizar tareas de análisis estadístico. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies